jueves, 7 de enero de 2016

Reseña #2: La chica del tren




Si antes hablábamos de promesas con La Reina Roja, ha llegado el turno del libro que ha reventado todos los parámetros, el último boom literario. Según se dice, se vende un ejemplar de este libro cada seis segundos. Paula Hawkins ha conseguido que cataloguen de su libro como el sucesor de Gone Girl (Perdida) de Gillian Flynn, pero, ¿es digno este libro de tal renombre? Sí y no.

Este libro nos presenta a tres mujeres muy distintas y a la vez con unos actos muy parecidos: Rachel, una alcohólica divorciada y cuya vida no para de empeorar; Megan, una mujer libre que guarda un secreto y que será el centro del misterio que guarda el libro; y Anna, la nueva esposa del exmarido de Rachel, una mujer paranoica algunas veces y que tiene miedo de que su familia le sea arrebatada.

Al principio las narraciones de estas mujeres te puede parecer muy similar, pero conforme avanzan las tramas de las tres, se van diferenciando. A pesar de la tensión que guarda el libro, sobre todo conforme avanzas al día 13 de julio de 2013 en la narración de Megan, es un libro que si lo lees del tirón no te resultará pesado, pero si te lo lees a ratos, puede resultar tedioso y repetitivo. Rachel tiene unas conductas muy destructivas y unos actos muy marcados y muy fijos. Se dedican muchas páginas a remarcar el alcoholismo de esta. No recuerdo la cantidad de botellas de vino y latas de gin-tonic que compra a lo largo de la novela, pero son muchas. MUCHAS.

A pesar de esto, el libro es muy entretenido y adictivo. Conseguí leerlo en 24h y me resultaba dificil pasar las páginas más rápido. Aun así, las primeras cien hojas son introductorias, así que si el lector consigue pasar de ese límite, no podrás soltar el libro, y no, no es por descubrir quien y porque, si no porque quieres descubrir porqué. 

Tú no la conoces, ella a tí, sí.




Tenía una lista de sospechosos, al igual que Rachel. ¿Es Scott el culpable? ¿Es Kamil? ¿Está Megan realmente muerta o nos encontramos delante de otra Amy, una mujer vengativa y con sangre fría? Debo decir que el momento en el que descubren el cadáver de Megan estuve muy reacio a creer que era ella. Quedaban unas 150 hojas o así y no sabía como iban a poder rellenarse. Al principio pense que Megan estaba viva y que había huído presa de un matrimonio a la deriva y un marido controlador, pero no fue así. Desde el momento en el que Megan cuenta el suceso con su hija supe que estaba muerta.

También debo decir que lo descubrí. ¡Lo descubrí! Durante la escena entre Rachel y Tom en el aparcamiento supe que Tom no podía ser tan buena persona. Y cuando Rachel descubrió que Tom subió a un coche con Megan el día que esta desapareció lo tuve claro. Tom era el asesino. El abnegado marido, el que tuvo que aguantar los delirios de Rachel durante su depresión. ¡Todo mentira! El momento en el que Rachel se entera que Tom mintió durante las borracheras de esta para hacerla creer que ha estado atacándolo y haciendo de su vida un infierno... esa escena me puso los pelos de punta, lo reconozco.

Si tuviera que quedarme con una de las tres narradoras, me quedaría totalmente con Megan. Las partes de Rachel me parecían un tanto repetitivas y solo me gustaban los momentos en los que su memoria recordaba partes de la noche del sábado en la que Megan fue asesinada. Por otra parte, Megan nos da detalles de su vida antes de ese fatídico día. Nos cuenta su relación con Scott, Kamil, lo que le sucedió cuando murió su hermano y como murió su hija. Me dieron ganas de vomitar durante esa escena. 

Y por fin llegó el día. Tarde del 13 de julio de 2013. Posiblemente el capítulo más intenso y más dificil de leer. Por supuesto Rachel ya sabía que Tom era el asesino, pero quedaba una pequeña esperanza de que estuviese equivocada. Pronto lo iba a descubrir. Megan relata como le dice a su marido que le ha engañado, como él intenta ahogarla, como queda con Tom, como le grita. ''¡Te arruinaré la vida!''. Cuando Megan decidió encararse a este two-faced Tom, sabía rotundamente que era él a ciencia cierta. 



Una por la pena, dos por la alegría, tres por una chica, cuatro por un chico, cinco por la plata, seis por el oro, siete por un secreto que jamás debe ser contado.



Emily Blunt como Rachel Watson en la próxima adaptación
 cinematográfica de 'La Chica del Tren' (2016).




Es un libro largo pero resulta adictivo. No hace falta proponerselo para leerlo de una sentada. Tiene escenas muy intensas y que te dejaran los pelos de punta. Presenta una temática muy atractiva y que te deja en tensión incluso tras leer la última página.




A pesar de no ser una lectura muy complicada y que resulta muy amena, hay momentos en los que la escritora se repite mucho, haciendo que los personajes se metan en un círculo vicioso del que no saben salir y que resulta un tanto tedioso. El final aunque es bueno, no resulta tan inesperado y no es de lejos tan espectacular como yo esperaba.



TRES ESTRELLAS Y MEDIA SOBRE CINCO


Entradas relacionadas

2 comentarios:

  1. Muy buena reseña, yo tambien lo lei y me gusto mucho pero he leido otros libros despues de este que lo superan. Te recomiendo que si quieres algo de misterio mas fuerte leas ''La verdad sobre el caso Harry Quebert'' tengo una reseña en mi blog, esto no es publicidad es simplemente una recomendacion. La chica del Tren es un poco previsible en mi opinion pero si juega bastante la escritora con la mente del lector.

    ResponderEliminar