domingo, 17 de abril de 2016

Reseña #3: Ciudad del fuego celestial

Cassandra Clare no defrauda. Establecida ya como la reina de la fantasía, Clare nos introduce por última vez al mundo de las sombras desde el punto de vista de Clary, Jace, Simon, Isabelle y Alec, y nos pone a todos los pelos de punta con el final de la saga Los Instrumentos Mortales, iniciada allá en el 2007 con Ciudad de Hueso. Cinco libros, una película y millones de fans por el globo, la historia de Clary Fray toca a su fin con este final de infarto, en el que se enfrentará a Sebastian Morgenstern para salvar el mundo de las sombras de la destrucción total.

El libro más largo, pero el más corto a la vez de todos. Posiblemente mi favorito junto con Ciudad de Cristal, Clare finaliza muchas tramas en este final y abre interrogantes nuevos para iniciar su nueva etapa: Los Artificios Oscuros. Con la introducción de Emma y los Blackthorn, Cassandra nos mete de lleno y nos hace familiarizar con los que protagonizarán su próxima novela Lady Midnight, en España el próximo 31 de mayo. El caso es que, como todo lo que escribe, ha sabido escribir un final digno de la historia y los personajes y dejarme unos cuantos infartos y lágrimas en sus páginas. Por suerte nos quedan tres historias más por conocer, ¡este es el principio del fin, queridos nephilim!




Si tuviera que resumir el libro en una palabra sería Sizzy. Simon e Isabelle han sabido cautivarme como nunca antes. Es cierto que Clace y Malec han sabido sacar cierto protagonismo, pero sin duda alguna, Sizzy se ha convertido gracias a este libro en mi pareja favorita.

El libro sigue la línea de sus predecesores, pero esta vez nos adentramos en Edom, una dimensión demoníaca paralela donde los cazadores de sombras han sido derrotados y los demonios vagan el mundo. Clary y compañía debe buscar a los representantes de los subterráneos y poder tener a estos de su parte en la que será una lucha definitiva en el mundo de las sombras.

Esa publicidad de ''Who will survive?'' parecía significar la despedida de muchos de los personajes que nos han acompañado desde hace años, pero debo decir que nada mas lejos de la realidad. Los únicos personajes importantes que han perdido la vida han sido Jordan, cuya muerte tampoco es que recuerde con mucha tristeza, la verdad; Meliorn, el cual odie y me alegré infinito (ALEC YOU GO!!); Raphael, que es posiblemente la muerte que más me llegó en el libro, pues a pesar de estar en una situación más que peliaguda, decidió devolver a Magnus lo que él hizo en su tiempo salvándole la vida, y pues que quieres que te diga, me entristeció mucho; y por último encontramos dos muertes en un mismo cuerpo: el maldito de Sebastian, cuya muerte fue celebrada por todas las células de mi cuerpo, y Jonathan, el verdadero hermano de Clary. Y es que no vamos a negar que esa escena con Clary, Jocelyn y Jonathan no es para caer en depresión. Cassandra, hija mía, sabes como sacar de mí la compasión hasta para un ser tan repulsivo como él.

La Guerra Oscura ha llegado al mundo de los cazadores de sombras.

Debo decir que flipé un poco bastante con la escena de Clary en el trono, pero cuando ésta atraviesa a Sebastian con heosphoros... ¡ESA ES CLARISSA ADELE MORGENSTERN! Pero claro, esa sorpresita de que no pueden salir de Edom... ejem, ejem, ejem. ¡Cassie! No me fastidies. Ya cuando Simon decide sacrificar sus recuerdos de Clary y el mundo de las sombras... ¡perdona! Tengo algo en el ojo, ¿me lo quitas? ¡AH NO, QUE SON LÁGRIMAS *****!

Disculpa, pero mi corazón se empequeñeció cuando Clary llama a Simon y no la reconoce. Y que me dices de la escena en la puerta del instituto... Esa página está arrugada por mis lágrimas. Una cascada infinita de lágrimas. ¡Y TESSA! ¡Y JEM-ZACHARIAH! Es una montaña rusa de emociones y no puedo estár mas orgulloso de haber finalizado esta gran saga. Cassandra Clare, mi infinita admiración por crear un mundo tan complejo y unos personajes tan bien trabajados, pero sobre todo por no decepcionar nunca, a pesar de que veinte libros son muchos, ¡DAME MÁS!


"Servimos libremente porque amamos libremente, ya que es nuestro deseo amar o no amar; y así nos alzamos o caemos."



Es Cassandra Clare, reina de la fantasía, todo lo que escribe es patrimonio nacional y no hay mucho más que añadir.



El resacón literario que te queda después de meterte setecientas páginas de intensidad. A parte de las lágrimas derramadas, por supuesto. ¡Es Clare! No hay nada malo.


CINCO ESTRELLAS SOBRE CINCO





Entradas relacionadas

0 comentarios:

Publicar un comentario