lunes, 8 de agosto de 2016

Reseña #9: El prisionero de Azkaban.


¡Buenas y bonitas tardes lectores! Aprovechando que en estos momentos me encuentro releyendo la saga entera de Harry Potter como ya os conté en una entrada pasada, me apetecía hacer una reseña del tercer libro, porque es mi favorito y porque me gustaría hablar de ella más a fondo, ya que cuando lo leí por primera vez hace unos ocho años no tuve la oportunidad de destripar bien el libro.

El caso es que la mayoría de los que leáis esto ya sabréis a la perfección la historia de El prisionero de Azkaban, pero aún así, me gustaría comentarlo porque me parece que ahora que han pasado los años, la experiencia de releer Harry Potter es mucho más profunda que durante la primera vez, aunque durante esa primera lectura fuera una historia completamente nueva para mí. ¡Comencemos!




No estoy seguro si esta entrada precisa de un apartado de spoilers, pero como se que no todos han leído Harry Potter, aunque parezca improbable, mi opinión personal quedará un poco reducida. El caso es que no tengo ni idea de porqué este es mi libro favorito, ni mi película preferida, ya puestos. Ni es la historia más impactante de las siete, ni es el libro más profundo, pero tiene algo que siempre me hace recordar mi infancia, y es por eso que le tengo tanto cariño.

Rowling tiene una pluma exquisita y unos personajes envidiables para todo escritor. A pesar que muchos de ellos son odiosos, como Malfoy, no puedes llegar a odiar a ninguno de ellos, porque simplemente es  la magia de J.K. Rowling. Es capaz de expandir el mundo mágico con cada libro, y es por eso que cada uno es tan especial e independiente de los demás. Claro que sigue una historia, pero la trama de cada libro es tan única, que bien podrían ser libros autoconclusivos. 

Harry sigue siendo el mismo niño que adora saltarse las reglas, a pesar de que pone su vida en peligro numerosas veces, y como dice Lupin en una parte del libro, me parece estupendo que quiera ser un héroe, pero debería apreciar los riesgos que conllevan sus actos, pues sus padres perdieron la vida al protegerlo, y él parece no darse cuenta que pone en riesgo la suya propia solo para ir a Hogsmeade.

Ron sigue siendo el amigo fiel y bobalicón que es la verdad el menos destacable del trío, pero sin el cual la historia no sería lo mismo. Sus comentarios, sus actos... Es un Weasley y es totalmente necesario en la historia.

Hermione sigue siendo mi personaje favorito. Me identifico mucho con ella y sí, sufro mucho con ella. Sobretodo no podía creer la capacidad de Hermione para cursar tantas asignaturas. Puede que muchos adoren a Malfoy, pero a mi me parece un ser despreciable y punto. Que sí, que muchos shippean Dramione (Draco y Hermione), pero no le veo sentido. Sería una relación tóxica. Creo en la redención de los personajes, pero no en la de los Malfoy. Además, yo desde el primer libro deseaba que Hermione y Harry terminasen juntos. Mi gozo en un pozo.






Es bastante obvio que cuando relees un libro, el interés y la sorpresa no parecen posibles, pero si es cierto que aunque me se la trama perfectamente, capto muchos detalles del universo mágico que bien o he olvidado o a los que no presté atención cuando era pequeño. Lo que hace Rowling es increíble. Hasta el más mínimo detalle del libro, cualquier nombre mencionado, incluso una clase de Pociones, es crucial para que se desarrolle el misterio principal, y es que ya sabiendo la historia completa del libro, puedes ver como la autora va soltando detalles que parecen insignificantes, pero que al final es la clave de todo.

Por ejemplo, la clase sobre los hombres lobos de Snape, la ''esfera blanca'' a la que tiene miedo Lupin, el dedo perdido de Scabbers, la dedicación de Crookshanks de capturar a la pobre rata... Son muchos detalles que luego Rowling se encarga de hilar, y es que si hay algo único de Joanne, a parte de la imaginación, es que sabe atar muy bien todos los hilos de la historia, cosa que la va haciendo más y más grande a medida que avanzamos en la saga. Sus personajes son muy diferenciados, sus tramas únicas, pero sobretodo y lo que más me ha atrapado es la ambientación. No puedo evitar sentir que Hogwarts es como una segunda casa, y también tengo que reconocer que esperaba mi carta, pero jamás me llegó.

Más que alabar el libro, se debe alabar a su autora. A pesar de haber leído el libro y visto las películas cientos de veces, los giros en la trama me sorprendían y conseguía captar detalles que había olvidado y partes de la historia que nunca retuve principalmente porque no se incluyeron en las películas. En concreto en este libro me quedo con la historia de los merodeadores, Lunático, Colagusano, Canuto y Cornamenta. No recordaba absolutamente nada de la historia de Lupin en Hogwarts o la razón porque sus amigos se hicieron animagos,

En definitiva, es un libro que mejora con las lecturas, y no es algo que suela pasar sinceramente, así que deseo que no pase mucho tiempo para que decida volver a hacer una relectura, porque puede que lea muchos libros, muchas historias distintas, pero siempre que vuelva a Hogwarts me sentiré en casa, y nunca jamás podré olvidar eso.








Entradas relacionadas

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Adoro esta saga :)
    Ahora estoy leyendo el sexto, cuando lo acabe subiré la reseña al blog. Por cierto, Hermione también es de mis personajes favoritos, aunque no puedo dejar de lado a Ron ^^

    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son unos libros verdaderamente mágicos. Y es cierto que todos los personajes son geniales. Mi personaje favorito a parte de Hermione es Luna <3.
      Un beso! :D

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Tengo pendiente esta saga, espero ponerme pronto con ella.
    Yo también participo en la iniciativa Seamos Seguidores,ya te sigo.
    Te espero en mi blog.
    Un beso desde Aprovecha La Vida Cada Día ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Ahora mismo me paso por tu blog, un saludo! :D

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    Debería volver a leer esta saga, todo el mundo lo está haciendo y yo sé que disfruté en su momento con ella un montón. Pero me da miedo no sentir la misma magia o no sé jajaja
    Un besito <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que no es lo mismo leerla con diez-once años, pero la magia no se pierde, y ahora con muchos más años a la espalda, se captan detalles que de pequeño no se captaban. ¡Un saludo! :D

      Eliminar
  5. Yo también le tengo cariño especial a este libro, creo que es donde conocemos un poco más del pasado de Harry, donde conocemos a Sirius, Lupin y la relación que tenían con James Potter y por tanto con el protagonista. Personalmente tampoco me gusta para nada la pareja Hermione - Draco, pero supongo que es como eso de que a todas en algún momento de la vida hemos soñado con el chico malo, rebelde, etc. Yo también siempre pensé que Harry y Hermione terminarían juntos, esa pareja me encantaba, pero habiendo pasado tantos años desde el último libro ya me adapté a que las cosas sean como son y ahora no me imagino a Ron sin Hermione.

    Espero pronto también hacer una relectura para encontrarme con tantos detalles como tu.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que ya son muchos años de Romione y es algo normal, aunque al principio no me pegaban mucho, pero ahora tiene todo el sentido, la verdad. ¡Espero que disfrutes de la relectura tanto como yo! Un saludo :D

      Eliminar